Páginas vistas en total

martes, 22 de marzo de 2011


Ayer recordé
tus manos frías,
tu mente desnuda,
un cuaderno
y aquellos trozos de papel.
el abrazo que negué,
los besos que te prometí,
las líneas vacías
y tu inolvidable rostro.

¿Qué espacios llenaras hoy?
¿Dónde duermen tus sueños?
¿Se te abra la ilusión?

 Existen amaneceres en los que me pregunto,
¿Qué harás si me vez?
¿Qué haría si te veo?
Se me nublan los pensamientos
se me acelera el corazón,
el frenesí de ideas me inunda,
La pasión me estremece el vientre,
llamo a la calma,
la invoco fuertemente,
y parece no escucharme.

Y otra vez caigo en el vaivén incesable
de tu añoranza,
en el juego de no saber si te amo
o te tengo lastima.
¿Lastima? perdón me equivoque,
ese sentimiento es completamente hacia mí.
Hacia la realidad de no poder verte...
hacia el hecho de no tenerte...

domingo, 6 de marzo de 2011

Sola, mal vestida,
con ganas de correr
y no detenerme ante las lagrimas.

Ser amigos,
ser el rastro de lo que algún día fue.
tomar el nuevo guion,
enseñarte el nuevo disfraz,
la nueva mascara,
la mentira renovada de mi.
¿Para protegerte?
realmente no lo sé.

Ahora y otra vez sola,
volveré a pararme,
aprenderé a librar
nuevamente mi antigua guerra,
ese monstruo dormido y pequeño
que deja cenizas en mi cabeza.
¿Por qué llegas con pie de plomo a mi presente?
¿Cuántas veces debo lidiar contigo?
¿Pretendes dañar a los que me rodean?
Pues no, esta vez no.

Ya basta.
Fue suficiente.